Protocolos

¿Qué esperar si me tengo que operar?

Consejos para la preparación de una operación

La mejor prevención es el autocuidado: mantén un control riguroso de las medidas de distanciamiento físico y protección las dos semanas previas a la cirugía para disminuir las posibilidades de infección.

Confía en tu equipo sanitario

Evaluará tu estado de salud, las condiciones del centro y las características de cada intervención.

Se te realizará una primera evaluación de tu situación y antecedentes

Será con algunos días de antelación para detectar síntomas o riesgo de COVID-19.

Se te realizará un despistaje de infección activa

Será mediante una PCR lo más cercana posible a la cirugía, en los casos en que esté indicada.

Se te informará de los riesgos, beneficios y consecuencias

Riesgo de contagio y complicaciones derivadas; balance beneficio-riesgo y consecuencias de suspender o retrasar la intervención.

El procedimiento siempre se llevará a cabo por personal especializado y plenamente capacitado

Reubicar los recursos humanos no supondrá ningún inconveniente.

Se intentará reducir el tiempo de estancia en el hospital, siempre manteniendo la seguridad

Se evaluará el soporte sociofamiliar y asistencia domiciliaria disponible para una posible alta precoz, siempre que sea posible.

Los acompañantes y visitas estarán restringidos

Esta medida se llevará a cabo durante la estancia hospitalaria.

Seguimiento de las recomendaciones médicas y de prevención

Tu equipo sanitario te las explicará a ti, como paciente, y a las personas que convivan contigo.

Descarga Infografía